Texto que va en el tag H1

Texto que va en el tag H1

6. Rendimiento de capital mobiliario

Podemos clasificar los rendimientos de capital mobiliario en dos grupos:

Rendimientos a integrar en la base imponible del ahorro

Estos rendimientos se clasifican en las siguientes categorías:

  1. Rendimientos obtenidos por la participación en los fondos propios de cualquier tipo de entidad (art. 25.1 Ley IRPF): ejemplo los dividendos, primas de asistencia a juntas… (son gravados al 19% y están exentos los primeros 1500 € para paliar en parte la doble imposición).Solo podrán deducirse como gasto los de administración y deposito de las acciones.
  2. Rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios (art. 25.2 Ley IRPF): intereses de cuentas, de obligaciones, de bonos, de préstamos concedidos… (son gravados al 19%)
  3. Rendimientos procedentes de operaciones de capitalización y de contratos de seguro de vida o invalidez, excepto cuando tributen como rendimientos de trabajo, y de rentas derivadas de la imposición de capitales (art. 25.3 ley IRPF): prestaciones de supervivencia, prestaciones de jubilación, prestaciones de invalidez, rentas temporales o vitalicias por imposición de capitales… Los rendimientos derivados de contratos de seguros de vida son los más importantes de este grupo. Son aquellos en el que el asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima, a indemnizar el daño producido al asegurado, o a satisfacer un capital o una renta. La ley del IRPF considera que estos rendimientos tendrán la naturaleza de rendimientos de capital mobiliario, excepto cuando deban tributar como rendimientos de trabajo (seguros concertados con mutualidades de previsión social y con seguros colectivos que asumen compromisos de pensiones)
    A efectos de someter a gravamen los rendimientos de capital mobiliario procedentes de capitalización y de los contratos de seguro de vida o invalidez, la ley del IRPF establece distinciones en función de la forma de percepción de las prestaciones (renta o capital), el plazo de las operaciones y la cobertura de las contingencias.
    Con la ley 35/2006 se modificó la tributación de estos seguros( tenían coeficientes reductores del 40% o del 75%), por lo que se ha establecido una compensación fiscal para los contribuyentes que hubieran cedido capitales a terceros o contratado operaciones de seguros y que pudieran tributar mas con la ley35/2006 que con la anterior por la irregularidad de los rendimientos obtenidos.
    Cuando el contratante y el beneficiario son la misma persona tributa en IRPF, cuando no coincide lo hará en el Impuesto de Sucesiones.

Rendimientos a integrar en la base imponible general

Los rendimientos que se incluyen el la base imponible general, cuya tributación se efectúa al tipo marginal que corresponda de la escala del impuesto, son los siguientes:

  1. Rendimientos procedentes de la propiedad intelectual cuando el contribuyente no sea el autor ( un heredero)
  2. Rendimientos procedentes de la propiedad industrial, siempre que dicha propiedad no este afecta a actividades económicas realizadas por el contribuyente.
  3. Rendimientos procedentes de la prestación de asistencia técnica, cuando no se preste en el ámbito de una actividad económica.
  4. Rendimientos procedentes del arrendamiento de bienes muebles, negocios o minas, siempre que el arrendamiento no constituya en si mismo una actividad económica.
  5. Rendimientos procedentes del subarriendo percibidos por el subarrendador.
  6. Rendimientos procedentes de la cesión del derecho a la explotación de la imagen.